EL FOTÓGRAFO ALEMÁN NICK JAUSSI NOS CUENTA SU EXPERIENCIA AL DESARROLLAR PROYECTOS FOTOGRÁFICOS EN COLOMBIA

Hace cuanto tiempo trabajas como fotógrafo o realizando proyectos fotográficos en Colombia?

Yo tuve la gran suerte de pisar la primera vez las tierras colombianas en 2013 como fotografo y desde este punto empezó mi discurso personal fotografico sobre la realidad colombiana. Antes trabaje en Fotografia en Alemania, pero en Colombia la primera vez tuve la tranquilidad de concentrarme en proyectos de largo plazo y concretar proyectos más profundos.

¿Qué te inspira a la hora de realizar proyectos fotográficos personales?

La foto es mi camino para explorar el mundo. Soy muy curioso con la gente y todo lo que nos rodea, quiero conocerlo y transportar con mis fotografias. La fotografía es el medio que nos permite de entender algo más profundo de la pura información. En este mundo sabemos mucho pero no entendemos nada. Este es mi reto con la fotografía. De hacernos entender algo mejor entre nosostros y evitar de quedarnos en los esteriotipos las que aprendemos en el largo camino de la vida.

Para entender es necesario de concentrarse en temas de largo plaza para involucrarse con las protagonistas. Al final del proceso es de tomar las fotos que pasan en el ambiente y estar atento lo que expresan las protagonistas. Este contacto en el ambiente es mi inspiración.

¿Qué fotografo colombiano admiras y por qué?

Hay fotógrafos en Colombia que respeto mucho por su trabajo, más sobre todo las y los fotografos que trabajan con la realidad social de este país. En especial quiero mencionar dos. Mi amigo Federico Rios me impresiona con su talento de meterse en cualquier lugar del país y contar la vida de los colombianos con una profundidad que cuenta más que lo visible. Jorge Panchoaga me ha mostrado de repensar la definición de la fotografía con su proyecto "La Casa Grande".
 

- Una casa en el paraíso. Un proyecto de Nick Jaussi.

La lluvia está cayendo en el techo de doña Alba, y no hay manera de que pueda entender sus propias palabras más. El techo acanalado intensifica el sonido de las gotas de lluvia y el frío penetra hasta la más gruesa de las mantas. Doña Alba vive en una chabola, situada en el extremo sur de la capital de Colombia. Ella vive bajo un techo perforado, junto con su padre, madre, esposo y un hijo sordomudo.

Su padre y su marido son ambos muy enfermos, y no pueden salir de su cama muy a menudo. Una semana de septiembre, jóvenes voluntarios de Techo vino del norte de Bogotá, el sector más rico de la ciudad, a la ciudad de chabolas llamado "Paradise", para construir un techo digno para la familia. La mayoría de los voluntarios del estudio a muy caros, universidades privadas, pero en este caso, se ensucian y construir una casa de emergencia en dos días. El nuevo refugio está construido sobre pilotes, con el fin de resistir el agua desde arriba y abajo. La forma en que la casa está construida, le da una mejor protección contra el frío, y proporciona una mejor residencia de la familia. Los resultados de este trabajo no va a durar eternamente, sin embargo.
 
Para ver más del trabajo de NICK JAUSSI, visita su página web en: nick.jaussi.eu