MONO COLECTIVO, EL SEGUNDO COLECTIVO FOTOGRÁFICO EN COLOMBIA QUE QUEREMOS PRESENTARLES. ES MUY IMPORTANTE SEGUIR CONOCIENDO Y APOYANDO ESTE TIPO DE INICIATIVAS, POR ESO LOS DEJAMOS CON LA ENTREVISTA Y SU PAGINA PARA QUE REVISEN TODO ESTE IMPORTANTE TRABAJO QUE ESTÁN DESARROLLANDO DESDE MEDELLÍN.
 
¿Quiénes son ustedes?

Somos un colectivo artístico llamado “Mono-colectivo”, un grupo con formación en artes plásticas y diseño visual de la universidad de Antioquia y la fundación universitaria de Bellas Artes de la ciudad de Medellín, desde el 2011 exploramos el campo de la fotografía artística y documental, con la intención de concebir proyectos que generen una mirada crítica que conlleve a la reflexión de nuestra concepción de la realidad, construyendo narrativas desde lo íntimo y lo público. En los últimos cuatro años, hemos crecido dentro del contexto local realizando una serie de eventos de diferente naturaleza, entre ellos exposiciones, el desarrollo de diferentes cursos universitarios, la puesta en práctica de diferentes técnicas fotográficas, el montaje de páginas web personales y proyectos de intercambio. Asimismo hemos contado con el beneficio de recibir Microgrants (Microbecas) y asesorías a través de mentores extranjeros especializados en el ámbito fotográfico de la organización Fototazo, creada por Tom Griggs, proyecto para fotógrafos emergentes que pretende exponer la fotografía documental y artística a nivel mundial. Los integrante del colectivo tenemos formación en artes y hemos expuesto y publicado nuestras obras a nivel nacional e internacional.
 
¿Cómo describen el proceso creativo en grupo a la hora de crear nuevos proyectos fotográficos?

Lo más difícil de un proyecto es empezar, la incertidumbre y la dificultad para nombrar o construir una idea. Lidiar con las ambiciones y balancear lo complejo de lo que se pretende, puede ser un momento paralizante, el trabajo que hacemos como grupo está basado en el diálogo entre estos demonios interiores y pretendemos sobretodo mantenernos en movimiento. Siempre estamos discutiendo y analizando nuestras nuevas fotografías, rediseñando los proyectos, llevándolos a lugares más profundos o simplemente cambiándolos. Este proceso creativo se facilita al estar en compañía de otros, ya que escuchar nuevas perspectivas e ideas enriquece nuestras propias experiencias y decisiones.

Conservamos la idea de proyectos individuales donde cada uno de los integrantes del colectivo viene trabajando desde hace un tiempo, pero también hemos encontrado la manera de unir las imágenes, de crear unidad a partir de la pluralidad, esto nos ha dado flexibilidad y nos ha abierto la posibilidad de participar en exposiciones donde la disimilitud en las imágenes se vuelve una ventaja al dar mayor riqueza visual y abarcar un espectro un tanto más amplio del tema. En la edición y curaduría participamos todos. En este proceso, también creativo, elegimos siempre nuevas historias y fortalecemos la crítica y la autocrítica que son fundamentales en espacios de discusión colectivos.

¿Cuándo nace la idea de crear el colectivo?

Como un grupo de personas amantes de la fotografía, algunos artistas visuales y otros diseñadores gráficos comenzamos a reunirnos en el 2011, gracias a la invitación del fotógrafo Tom Griggs de construir un espacio por fuera de las aulas de clase que sirviera como plataforma para seguir aprendiendo sobre la imagen, compartir nuestros proyectos personales, seguirle el hilo a las convocatorias y a la escena fotográfica nacional e internacional y en general, participar de un espacio de intercambio de conocimientos y crecimiento profesional. En el año 2013, tuvimos la oportunidad de hacer una exposición en la biblioteca pública de EPM donde nos presentamos en colectivo con nuestros proyectos personales y a partir de ahí, paulatinamente, vimos la necesidad de unirnos oficialmente como colectivo conformado con el ánimo de participar de las convocatorias regionales y nacionales de arte y empezar a hacer parte de estas plataformas de divulgación; entendiendo que como colectivo podíamos tener un mayor alcance que como individuos.
 
¿Qué tipo de proyectos desarrollan ustedes dentro del colectivo?

Hemos sido muy versátiles y diversos en cuanto a los proyectos o ejercicios desarrollados. A nivel interno funcionamos como críticos de nuestros proyectos personales además de hacer pequeñas investigaciones o revisiones a portafolios de fotógrafos de media o gran trayectoria, con el interés de aprender de sus estrategias y educar nuestra mirada. A nivel externo, desarrollamos una exposición fotográfica en la Biblioteca EPM titulada “Espacios retratos silencios”, en el año 2014 trabajamos en un proyecto de intercambio de imágenes con fotógrafos de la Universidad de Conventry en Inglaterra llamado “Medellín and Conventry Image Exchange” en el que hicimos un “cadáver exquisito” a partir de fotografías; así cada fotógrafo del colectivo tenía una pareja de la universidad de Conventry y por envíos de tres imágenes construíamos una historia desde dos lugares geográficos distintos, hacemos parte de un proyecto de mentores extranjeros personalizados por medio de la página web de fotografía Fototazo (http://www.fototazo.com) y ahora, tenemos nuestro proyecto más ambicioso hasta el momento en asocio con la universidad de IOWA en Estados Unidos para asistir al taller “Emerging Latin American photographers” con el fotógrafo Jeff Rich, desarrollar una exposición en la Levitt Gallery y visitar los talleres de varios fotógrafos americanos como el famosísimo y referente Alec soth.

En su caso, ¿Qué ventajas encontraron a la hora de agruparse y crear proyectos fotográficos?

Por un lado y de gran importancia la ventaja de la retroalimentación; con el colectivo todos los miembros nos hemos vuelto más críticos con nuestros proyectos personales y con los proyectos de los otros, como decía anteriormente, hemos educado la mirada y eso es muy importante para el crecimiento profesional de cualquier fotógrafo, a partir del colectivo hemos crecido profesionalmente como individuos. Por otro lado, estar en colectivo siempre es ventajoso a la hora de presentar proyectos o desarrollar iniciativas, hay más fuerza en la colectividad, hemos aprendido a reconocer las fortalezas de cada uno no solo como fotógrafos sino como agentes, así unos son indispensables en producción, otros en investigación, otros en redacción y así podemos construir y presentar propuestas de gran calidad.
 
¿Aprovechan ustedes el colectivo para desarrollar otras dinámicas de trabajo?

Bueno, como decía anteriormente el colectivo es una plataforma de retroalimentación e investigación en fotografía que nos permite estar medianamente informados, comentar nuestros proyectos y construir una red de contactos en el ámbito fotográfico.

¿Qué piensan sobre el papel de los colectivos fotográficos del país?

En general hemos tenido poco contacto con los colectivos fotográficos del país, pensamos que es muy interesante e importante hacer parte de este espacio de información y presentación que nos permite “Fotomeraki” y tal vez es una buena manera de comenzar una red de contactos con otros colectivos, conocerlos, y colaborarnos. Conocemos al colectivo + 1 del que hacen parte fotógrafos como Jorge Panchoaga y Federico Ríos Escobar y recibimos su apoyo económico para nuestro proyecto de viaje a Estados Unidos.

Página web | Facebook