EL FOTÓGRAFO ESTADOUNIDENSE TOM GRIGGS NOS CUENTA SU EXPERIENCIA AL DESARROLLAR PROYECTOS FOTOGRAFICOS EN COLOMBIA
 
¿Hace cuanto trabajas como fotógrafo y realizando proyectos fotográficos en Colombia?

Desde 2010.

¿Qué diferencia has encontrado entre Colombia y otros países en el momento de desarrollar estos proyectos?

Honestamente no siento que hay mucha diferencia. He tenido la oportunidad trabajar en varios países y mi forma de acercarme a mi trabajo es más o menos constante, no me importa mucho donde estoy. Estoy tomando fotos en Colombia y de Colombia, pero las fotos son usadas para proyectos que intentan hablar de ideas y experiencias personales y ir más allá de documentos de Colombia.

¿Cuáles son tus intereses principales como fotógrafo?

Lo que no he hecho antes!

Me gusta ponerme un reto nuevo con cada proyecto, no me interesa repetir formas de crear ni formas de mirar de un proyecto al otro. Prefiero cambiar de estilo, de cámara, de técnica con cada proyecto que hago en respuesta al tema y las ideas del proyecto.

Si hay un hilo que conecta todo, diría que es el uso de fotografías del mundo y desde la observación en servicio de temas y narrativas personales.
 

¿Cuál es tu inspiración a la hora de desarrollar un proyecto fotográfico?

Tiene que ser algo que atrae mi ojo, mi corazón y mi mente a la vez. Todos hemos visto proyectos que son solo de ojo o solo de mente, etc. – al final no tienen dimensión ni profundidad.

Cuéntanos un poco sobre Fototazo

Fototazo en una organización sin animo de lucro que fundé en 2011. Cuando llegué a Colombia empecé a dictar clases en La Universidad de Antioquia en Medellín. Tenía varios estudiantes muy buenos, pero con cámaras prestadas o piñateras o rotas. Fototazo da becas a fotógrafos emergentes Colombianos para comprarles equipo y también la corporación les da apoyo a través de clases privadas mensuales.

El año pasado fui con 10 de los becarios de fototazo a Estados Unidos para hacer un taller en la Universidad de Iowa y para conocer galerías, estudios de fotógrafos y museos. Este año estamos haciendo un taller de fotolibros en Medellín y el año entrante vamos para México.

 

¿Qué proyectos vienen para el futuro?

Llevo dos años desarrollando un libro con el fotógrafo y escritor Paul Kwiatkowski que entremezcla fotografías con textos. Tenemos el PDF listo y estamos empezando el proceso de publicarlo. También estoy terminando el libro de mí proyecto “Wound and Fountain”.

Llevo casi todo de los dos años detrás del computador. Cuando termine el proyecto con Paul, voy a empezar a fotografiar otra vez y tomar unas decisiones sobre la dirección del proyecto basado en Medellín que presento acá. Lo he tenido parado estos dos años. Por el momento es una acumulación de materia prima que ahora me toca formar.

¿Quiénes son algunos de tus fotógrafos contemporáneos favoritos?

Me interesa el trabajo de Camilo Echavarría, Erika Diettes, Mateo Gomez García y Mateo Pérez. Los tres que conformaron el Colectivo +1 – Jorge Panchoaga, Federico Rios y Santiago Escobar-Jaramillo – han hecho mucho por la fotografía en Colombia en los últimos años y los tres tienen proyectos que hay que conocer. Santiago Loaiza tiene buen ojo, por lo menos por lo que veo en Instagram. Juan Cristóbal Cobo es buen fotógrafo.

Hay varios colombianos trabajan en el exterior que me impresionan que debo mencionar también - Guadalupe Ruiz, Juan Orrantia, Karen Biswell. Y claro que varios de mis estudiantes. Estoy olvidandome de otros.

De afuera, cambia con el clima y no sé donde empezar.

 

- Sin titulo (Ciudad de la Eterna Primavera). Un proyecto de Tom Griggs.

Me mudé a Medellín, la ciudad natal de mi esposa, en 2010. Las fotografías son mis intentos por conectarme con la gente y los espacios de esta ciudad, de comprender mejor mi nueva vida, dónde estoy, y el proceso de inmigración, creando una visión lírica y personal de la ciudad.

Además, este proyecto se aleja de las narrativas unidimensionales y agotadas de Medellín y aumenta el flaco registro de imágenes artísticas y mediáticas de la ciudad cotidiana. En ese sentido, el proyecto reimagina una metrópolis para aquellos que todavía la ven a través de su historia de cocaína y carteles, sin glorificar su estado actual ni quedarse en su historia. Así puede ser vista por lo que es, y no por lo que fue.

Es un proyecto en progreso.

 
Para ver más del trabajo de TOM GRIGGS, visita su página web en: www.tomgriggs.net